Entrevista a Coral Elizondo

PAM Multimedia, 👀

Programa Audiovisual.‼ 

Contenidos ↓↓↓

- Entrevista a Coral Elizondo (1ra parte).
- Proyecto la "Pulsera Todos Incluidos"
- Composición orquestal de Maurice Lessing

En este programa unimos nuestras voces desde:
Buenos Aires, Argentina
Madrid - Zaragoza, España 🇪🇦
Dortmund - Alemania 🇩🇪





PAM Multimedia, 👀 Programa Audiovisual.‼ Entrevista a Coral Elizondo (2da parte).

Primeros pasos para tener ideas inclusivas

¿Por dónde empezar a trabajar la inclusión en el aula?

1 - Conoce a tus alumnos: Recuerda que no todos los alumnos se encuentran en la misma situación y no todos trabajarán de la misma forma. El primer paso es conocer bien las las posibilidades y necesidades de cada uno de sus alumnos y alumnas. Es recomendable realizar un profundo trabajo de observación y una evaluación al comienzo de cada curso y de cada unidad, te será de gran ayuda a la hora de graduar los diferentes tipos de actividades a realizar.

2 - La diversidad, toda una fortaleza: Transmite que las diferencias que existen entre las personas son un valor positivo, que enriquece el grupo. Si tus alumnos y alumnas perciben que vives las necesidades de cada uno de ellos como una carga o un inconveniente y que lo único que aporta es más trabajo, será difícil hacerles creer lo contrario por medio de la teoría.


3 - Metodologías más activas: Las metodologías que promueven la participación del alumnado con la realización de actividades reales, actividades con contenido significativo que fomentan el pensamiento crítico y colaborativo, permiten que los estudiantes sean los protagonistas de su propio aprendizaje y que cada uno aporte lo mejor que tiene.

4 - Para aprender diferente, evalúa diferente: Para poder tener en cuenta las características y necesidades de todo el alumnado, debemos pasar de una evaluación tradicional centrada en la calificación a una evaluación que permita aprender del error. Asociar la evaluación al aprendizaje y no a la sanción o fracaso permite que los estudiantes pierdan el miedo a intentarlo y que cada uno pueda aprender a su propio ritmo.

5 - Actividades propuestas por nuestros alumnos: ¿Y si dejamos que sean ellos los que sugieran qué tipo de proyectos les gustaría realizar? Es importante que nuestros estudiantes se sientan protagonistas en el aula, por lo que dejar que fomenten la creatividad, motivación e iniciativa y propongan actividades para trabajar contenido de las asignatura puede ser una genial idea.



6 - Tutorías grupales: Puede ser muy interesante guardar un tiempo entre horas lectivas para hacer tutorías con todos los estudiantes de la clase y así promover las dinámicas grupales, que nos permitirán conseguir que los alumnos se conozcan mejor, que interactúen de forma positiva, que estén motivados para trabajar en equipo, que tomen decisiones consensuadas…

7 - Establece metas factibles y medibles: Es importante diseñar unos objetivos alcanzables, pero que impliquen cierto reto y esfuerzo. Además, asegúrate de que los alumnos y alumnas los hayan comprendido completamente: si tienen claras las metas para las que trabajan, será más probable que las alcancen.

8 - Aplica la Teoría de las Inteligencias Múltiples: Esta propuesta de Howard Gardner permite poner en valor las fortalezas de todo el alumnado y considerar que todos tienen algo que aportar. Algunos estudiantes aprenden mejor leyendo, otros manipulando, otros dibujando. Presenta el contenido de la materia utilizando diferentes medios para que todos los estudiantes tengan oportunidad de entenderlo de la manera que les resulte más sencilla.



9 - Cuida la comunicación con tu alumnado: Si buscas que todos tus alumnos y alumnas sienta que forma parte del proyecto común de la clase, es de vital importancia que mantengas una buena comunicación con ellos. Busca espacios para poder conversar y compartir sus preocupaciones y opiniones. Son los que mejor te pueden ayudar a medir si los cambios realizados en la dinámica de trabajo están teniendo o no resultados.

10 - Fomenta la participación de las familias: Los familiares conocen muy bien a los alumnos y alumnas, pueden ayudarte a descubrir cómo trabajan más eficazmente y pueden ser un recurso muy valioso para un docente que está buscando diseñar un aula inclusiva. Establece con ellos una relación de confianza, manteniéndoles bien informados de todo lo que sucede dentro del aula y pidiendo su compromiso para conseguir algunos de los objetivos del curso.

PROYECTO: Pulsera Todos Incluidos

El reto actual al que nos enfrentamos los docentes es crear entornos de aprendizaje enriquecidos para ofrecer una respuesta educativa inclusiva y de calidad a todo el alumnado. 

Nuestras aulas deben ser garantes de la inclusión, deben garantizar la igualdad de oportunidades, los ajustes razonables y los apoyos necesarios para “desarrollar plenamente el potencial humano, el sentido de la dignidad, la autoestima, reforzar el respeto por los derechos humanos, las libertades fundamentales, la diversidad humana y desarrollar al máximo la personalidad, los talentos y la creatividad de todas las personas, así como sus aptitudes mentales y físicas” (Art. 24.1 Convención de los derechos de las personas con discapacidad).

Crear entonces entornos de aprendizaje accesibles y enriquecedores para todo el alumnado es una necesidad. 

Les presento...
↓ Proyecto Pulsera Todos Incluidos ↓ video ↓



@reynaborzino

#verlasfortalezas #igualdaddeoportunidades #cambiodemirada #adecuarcontenidos #elentornodebeadecuarse #conempatía #aprendersobrelainclusión #diseñouniversaldeaprendizajeDUA
#diversidadcomooportunidad #trabajarlaresiliencia

Mi hermanito de la luna


“Mi hermanito de la luna” es un corto en forma de pequeño relato en el que la hermana de un niño con autismo cuenta cómo es de especial la vida con su hermano, el cual dice (de manera muy tierna) que nació como cualquier otra persona pero que vive "en la luna".

El autismo es un gran desconocido, por lo que socialmente resulta incluso perturbador. En el vídeo vemos cómo la nena habla de que incluso hay quienes piensan que es contagioso. 
Ángel Riviére, en 1996, realizó un pequeño resumen sobre aquello que nos pediría una persona con autismo:
  • Ayúdame a comprender. Organiza mi mundo y facilítame que anticipe lo que va a suceder. Dame orden, estructura, no caos.
  • No te angusties conmigo, porque me angustio. Respeta mi ritmo. Siempre podrás relacionarte conmigo si comprendes mis necesidades y mi modo especial de entender la realidad. No te deprimas, lo normal es que avance y me desarrolle cada vez más. 
  • No me hables demasiado, ni demasiado deprisa. Las palabras son “aire” que no pesa para ti, pero pueden ser una carga muy pesada para mí. Muchas veces no son la mejor manera de relacionarte conmigo.
  • Como otros niños, como otros adultos, necesito compartir el placer y me gusta hacer las cosas bien, aunque no siempre lo consiga. Hazme saber, de algún modo, cuándo he hecho las cosas bien y ayúdame a hacerlas sin fallos. Cuando tengo demasiados fallos me sucede lo que a ti: me irrito y termino por negarme a hacer las cosas.
  • Necesito más orden del que tú necesitas, más predictibilidad en el medio que la que tú requieres. Tenemos que negociar mis rituales para convivir.
  • Me resulta difícil comprender el sentido de muchas de las cosas que me piden que haga. Ayúdame a entenderlo. Trata de pedirme cosas que puedan tener un sentido concreto y descifrable para mí. No permitas que me aburra o permanezca inactivo.
  • No me invadas excesivamente. A veces, las personas son demasiado imprevisibles, demasiado ruidosas, demasiado estimulantes. Respeta las distancias que necesito, pero sin dejarme solo.
  • Lo que hago no es contra ti. Cuando tengo una rabieta o me golpeo, si destruyo algo o me muevo en exceso, cuando me es difícil atender o hacer lo que me pides, no estoy tratando de hacerte daño. 
  • Mi desarrollo no es absurdo, aunque no sea fácil de entender. Tiene su propia lógica y muchas de las conductas que llaman “alteradas” son formas de enfrentar el mundo desde mi especial forma de ser y percibir. Haz un esfuerzo por comprenderme.  ↓ EL CORTO ↓




Fuente: La mente es maravillosa

DUA Diseño Universal de Aprendizaje

El objetivo de la educación en el siglo XXI no consiste simplemente en el dominio de los contenidos del conocimiento o el uso de nuevas tecnologías. Consiste también en el dominio del propio proceso de aprendizaje. 

La educación debería ayudar a pasar de aprendices noveles a aprendices expertos: personas que quieren aprender, que saben cómo aprender estratégicamente y que, desde un estilo propio altamente flexible y personalizado, están bien preparadas para el aprendizaje a lo largo de la vida. 

 El Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA) ayuda a los educadores a alcanzar este objetivo proporcionando un marco para entender cómo crear currículos que atiendan las necesidades de todos los estudiantes desde el primer momento. 

 Les ofrezco una presentación que resume visualmente qué es el DUA... ↓


 


ETAPAS CLAVES PARA DISEÑAR UNA LECCIÓN EN BASE A DUA:

1 - Establecer una meta u objetivo, pensando en todos los estudiantes. “Nosotros al planificar las clases en el DUA comenzamos siempre por el objetivo, asegurándonos que sea claro y riguroso”, dice. Pone énfasis en que “todos los estudiantes pueden llegar al mismo objetivo, no tenemos un objetivo para los que son más inteligentes y otro para aquellos a los que les cuesta más”. Y dichas metas deben ser flexibles y no incluir las formas en que se deben lograr.

2 - Evaluación: reflexionar sobre cómo vamos a saber si el estudiante aprendió o no. Una vez formulado el objetivo, hay que pensar cómo saber si el estudiante ha logrado el objetivo, qué es lo que tienen que ser capaces de hacer para mostrar que han aprendido lo que uno quiere que aprendan.

3 - Definir los métodos y materiales, que pueden ser diversos. “Revisamos las pautas del DUA para asegurarnos que estamos dando distintas opciones de métodos y materiales de apoyo para superar cualquier barrera del aprendizaje que hayamos anticipado”, dice la experta.

4 - Implementar la clase.

5 - Evaluación: observamos la evaluación que hicimos al final para ver cómo se desempeñaron los estudiantes. Diseñamos un nuevo objetivo, para una nueva clase, basándonos en lo que aprendieron los estudiantes y lo que les falta por aprender.

Fuentes:

TIPS PARA UN DOCENTE INCLUSIVO





  •  Uno más uno.. no siempre es dos. Admite otros resultados. Hay que analizar.
  •   La receta se construye en el día a día. Hay que observar mucho.

  •   Los resultados son un proceso, hay idas y vueltas. Hay cambios.
  •  Resolver situaciones imprevisibles. Hay que aceptar el desafío.
  •  Ofrecer herramientas para sobrevivir en este mundo. Hay que buscar.

  •  Dinámica circular. Hay que incluir y mirar con ojos distintos.
  •  Reinventar/se cada día con nuevos conocimientos. Hay que expandirse.
  •  Caminar por lo sobredimensional. Hay que ver "algo más".
  •  Tejer redes para transformar la realidad. Hay que mover/se e interconectar/se.
  • Pensar a través de dinámicas, la interacción nos provoca al cambio. Hay que incluir/se.
  •  Transformarnos todos. Hay que incluir la palabra de todos, en especial la del niño.
  •    Establecer recorridos flexibles. Hay que buscar el rumbo.
  •   Pensar sin certezas y sin límites. Hay que ver otras posibilidades.
  • Ver la diversidad como una oportunidad para todos. Hay que prepararse.
  •     Pensar no en fracaso sino en experiencia y movilizar. Hay que trabajar la resiliencia.


  • Mejorar la vida de nuestros alumnos. Hay que elaborar estrategias para cada uno.
  •  Jugar, porque el niño primero es un niño. Hay que adaptar/se al #auladiversa.

     Todos necesitamos tener nuestro nicho o sea "nuestro lugar en el mundo". Hay que facilitarlo a los niños, en especial a los que por su condición tienen menos oportunidades de encontrarlo.


Estos TIPS no son estáticos... 
las redes sociales son importantes para difundir y concientizar:

¿Y vos que estás en un aula diversa, que otros tips agregarías?

#actuamosenred  #inclusionenelcole  #tipsparaeldocente  #newdocente #auladiversa


¿Cómo se sienten los adolescentes cuando están en la escuela?


Recordemos que en el modelo educativo tradicional (que aún vive y convive con el nuevo modelo/paradigma de la complejidad), el docente se para entre los estudiantes y el conocimiento. 
Los estudiantes, cuando llegan a clase, no tienen idea del tema que va a tratar el docente. En clase, se les enseña todo el conocimiento y este, casi siempre, es lo básico acerca de un tema. El docente pide a los alumnos que anoten en la carpeta lo que está escrito en el pizarrón. Los estudiantes, en su casa, completan el conocimiento a modo de tarea. Luego viene inexorablemente "la prueba".

Parece aburrido, muy aburrido!!!

Así lo confirma Juli en su charla TEDxRíodelaPlata 2017: 

"Todos los días en la escuela eran más o menos iguales"

"pizarrón, carpeta, prueba".



Juli Garbulsky (19) empezó su charla sentado en un pupitre dándole la espalda al público, y diciendo: 

“Si egresaste de la secundaria, viviste diez segundos como estos, tres millones de veces”.




"El modelo educativo es aún el del siglo XIX porque el sistema lo quiere así, pero el docente debe intentar cambiarlo".
Ángel Pérez,  doctor en pedagogía y catedrático de la universidad de Málaga.

En el artículo escrito por Oscar Macías Álvarez "14 cosas obsoletas en la escuelas del siglo XXI" su autor habla de aulas aisladas, desde lo literal (puertas y cortinas cerradas) hasta cerradas en el sentido de que no son bienvenidos ni padres, ni invitados, ni docentes... es decir AQUÍ NO ENTRA NADIE. Además pensemos que esas aulas también están aisladas de todas las herramientas tecnológicas que deberían estar presentes como recursos para que el alumno pueda adquirir el conocimiento de forma democrática, flexible y autónoma.

El aislamiento es el enemigo de la mejora

Sin duda Juli se sentía preso en la escuela, aislado, porque la otra forma de estar aislado es estarlo a todo el conocimiento que está más allá de las cuatro paredes del aula. Preso en la rutina del colegio, y casi todos sus amigos, se sentían igual.

El conocimiento de hoy en día
El conocimiento hoy en día viene de la mano de Internet, videos, sitios web interactivos... juegos en línea,  aplicaciones (App), etc. Las escuelas deben celebrar la tecnología que los alumnos traen consigo y facilitar que la usen como herramienta de aprendizaje. Hacer posible que los estudiantes y personal en general aprendan de y con internet, favoreciendo la comprensión del entorno en referencia a sus experiencias y sus necesidades. Sin duda las herramientas tecnológicas mejoran las oportunidades de aprendizaje y fortalecen la autonomía del niño/adolescente. 

Pero, para que las nuevas tecnologías funcionen y los alumnos se apropien de ellas,  hay que tener wifi potente... dice Macías Álvarez, en referencia a que aún hay escuelas sin conexión sólida.

Una experiencia personal: 
me acuerdo hace unos años cuando se puso de moda el "Apalabrados" (juego on line interactivo)... entro al aula y algunos chicos me interpelan... ¿"juega al apalabrados profe"?... ¡conoce el juego me imagino, mi mamá lo juega!...¿podemos jugar?... más allá de mi respuesta (les dije que sí obviamente y además yo también tenía mi predilección por este juego ) noté mucho entusiasmo. Jugamos bastante ese día y los observé individualmente y en grupo: qué cambio!!! ya no eran esos chicos presentes-ausentes!. 
Presento una propuesta a los directivos sobre la importancia del juego en el aula y fue aprobada inmediatamente.  En cada clase dejábamos los últimos 15 minutos para jugar... lo más notorio fue el cambio en la actitud de los chicos, estaban más participativos, se comunicaban, debatían. Pude trabajar mucho mejor con ellos en todas las propuestas y proyectos de la planificación. 


 



Sobre Apalabrados: además de un juego móvil, que tuvo su auge por el año 2013, Apalabrados se ha convertido en una experiencia didáctica. "Sabemos de muchas escuelas que lo usan para que sus alumnos amplíen su vocabulario. Uno mismo lo nota cuando empieza a jugar seguido", comenta Máximo Cavazzani, creador del juego.. La dinámica es sencilla, pero muy ilustrativa para tal fin, ya que el juego te va llevando a intentar jugadas con palabras que uno no conoce y entender la estructura del idioma. La base del juego es el lenguaje, la confección de las palabras y su coherencia, por lo que no es de extrañar que sirva de entrenamiento para el cerebro.

Si lo lúdico es tan valioso en el aprendizaje y en la socialización...
¿Porqué no pensar en los actuales juegos online e  intentar adaptarlos para abordar en clase alguna temática?

Sin embargo Juli cuenta en la charla  [y a pesar de estar en plena revolución digital, en donde la tecnología te cruza en todas las direcciones, tiempos y espacios] - que su vida escolar se dividía en dos mundos apartes:   uno la escuela y el otro el mundo real. 

"La escuela nos robaba el tiempo para hacer lo que nos gustaba, cuando estábamos en la escuela, lo único que queríamos era que sonara el timbre para que fuera la hora de irnos, pero casi siempre que salíamos, nos sentíamos cansados, agotados, éramos zombies..."

Vamos a la definición de zombies según la RAE: voz de origen africano occidental, introducida en español a través del inglés, que significa 'cadáver reanimado mediante prácticas de brujería'. ... Como adjetivo, referido a una persona, significa 'atontado o falto de energía'.

Y ahora veamos una imagen de cómo serían los zombies en la escuela...




Una cuestión para debate: poner a los niños/adolescentes juntos en el mismo grupo solo porque nacieron en el mismo año es obsoleto, las necesidades actuales son diferentes a las del siglo XIX, en donde la conformidad era la regla general y nadie podía ser diferente porque todos tenían que ser parejos (Macías Álvarez en 14 cosas obsoletas en escuelas del siglo XXI).

Actualmente estamos transitando el paradigma de la complejidad, con una educación humanista, individualizada, flexible, sin importar su edad? (esto último por ahora resulta hasta imposible pensarlo en nuestro país), y dando posibilidad de elegir la forma de aprender según sus propias fortalezas y sus necesidades, sus deseos, proyectos y pasiones.

Cuando vemos que aún hay escuelas que sostienen las evaluaciones estandarizadas (obsoletas)... estamos dando la espalda al mundo actual y a las necesidades de la sociedad.





Mis Conclusiones

La escuela NO debe seguir formando "zombies", no hay justificación que pueda sostener y menos legitimar la antigua educación. Hoy por hoy, en todas las partes del mundo, hay gente que están haciendo cosas asombrosas en la educación, resolviendo y capacitando, humanizando la educación. 

Es decir que el sistema educativo del siglo XIX está off line- obsoleto definitivamente, y debe cambiarse por uno nuevo. Es evidente que hay vientos de cambio, la inclusión llegó para quedarse, las TICs también, las aulas heterogéneas, el respeto a la diversidad, el cambio de mirada hacia las personas con discapacidad...  pero sin duda es un gran desafío, quizás una utopía... romper con el espacio aúlico, abandonar lo expositivo y proponer participación, dar centralidad al alumno para que construyan juntos y puedan aprender desde sus experiencias y sus sueños. 

Las escuelas tienen que preparar estudiantes para trabajos que aún no se han creado, tecnologías no inventadas y problemas que no sabemos que surgirán.

Andreas Schleicher, investigador alemán en el área de la educación
Sin embargo vemos que el paradigma de la simplicidad tiene raíces culturales y simbólicas muy arraigadas.  Así lo expresa Juli Garbulsky en relación a su escuela:

"... muy pocas veces hay espacio para elegir... leí un montón de libros pero de todos esos, ninguno los elegí yo... pero ¿qué habría pasado si hubiese podido elegir que leer? ¿Y si hubiese tenido algún espacio para aprender algún tema que haya elegido yo?". Juli Garbulsky

Volvemos a ser testigos de la escuela obsoleta, la que aún tiene salas de cómputo en vez de integrar las nuevas tecnologías de la información y comunicación a todas las disciplinas e incorporarlas al currículum.

Aulas aisladas y con una internet y wifi que llega a pocos metros porque los dispositivos dedicados a la tareas de administrar el tráfico de información que circula por la  red de computadoras son casi inexistentes, y que solo sirven para crear la ilusión de una escuela conectada.

Escuela que aún prohíben los celulares en vez de emponderarlos como fuente de información y de conocimiento, de oportunidades de aprendizajes y al mismo tiempo de entretenimiento.

Docentes que no usan la tecnología y por ende no tienen Blog, ni redes, ni comparten nada... porque no quieren, no pueden o no saben (ni se esfuerzan en incorporarla a sus planificaciones, ni siquiera a modo de prueba - error). 
La misma escuela debe dar el ejemplo en este aspecto a sus docentes, estando a la altura de la tecnología y usándola como herramienta para crear posters, folletos, sitios web/redes oficiales, videos, difundir trabajos, eventos, etc. 

La escuela debe capacitar a sus docentes y al personal en general.

Si un docente no quiere aprender, no debería estar enseñando.

Pensemos en lo que dijo Juli:

SI NO NOS MOTIVAMOS EN LA ESCUELA A HACER LO QUE NOS GUSTA...  

➨ ¿EN DÓNDE? 

QUEREMOS EXPLORAR Y APRENDER.. Y QUE LA ESCUELA NOS DESPIERTE.




Enseñar no es transferir el conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción.

Paulo Freire. Educador y experto en temas de educación, de origen brasileño. Uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX

Reyna G. Borzino
Intervenciones y Mediaciones
Postítulo Integración Escolar 2018


¿Qué características debe tener un Centro Educativo del siglo XXI?



Comienzo haciendo/me algunas preguntas que ayudan a pensar...



¿Cómo transformar las escuelas teniendo en cuenta las necesidades de alumnos, docentes, directivos, familias? 
¿Cómo asegurar un sistema educativo inclusivo?


Vayamos a la definición de la UNESCO: la educación inclusiva podría definirse como un proceso orientado a abordar y responder la diversidad de las necesidades de todo el alumnado a través de una mayor participación en el aprendizaje. 
Por su parte, ya en el año 1994, la Declaración de Salamanca de principios, política y práctica para las necesidades educativas especiales – organizada por el gobierno español en cooperación con la UNESCO y en la que participaron 92 países - instó a la comunidad internacional a concretar los objetivos de una educación para todos, señalando que la escuela común representa el medio más eficaz para combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades que incluyan a todos y contribuir al éxito de la enseñanza.
... somos testigos de una serie de cambios profundos y una necesidad del sistema educativo de brindar respuestas apropiadas a los alumnos y alumnas, a las familias, a los docentes, a los directivos y a las autoridades de cada distrito o jurisdicción.
Daniel Valdéz: Doctor en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid.
Director Diplomatura Nec. Educativas y Prácticas Inclusivas en TEA. FLACSO.
 Profesor UBA.

Los centros educativos deben garantizar la inclusión
Coral Elizondo (Zaragoza, 1965) profesora universitaria que dirige el Centro Aragonés de Recursos para la Educación Inclusiva (CAREI), ella se autodefine como una "activista de la educación inclusiva".


Y vuelvo a Valdéz: Se trata de poner a disposición los “ajustes razonables” para que las escuelas sean habitables para toda la comunidad. No basta con declarar los derechos de las personas con discapacidad sino de asegurar su pleno cumplimiento, brindando los dispositivos de apoyo necesarios para cada sujeto.
Para responder sobre qué características debe tener un centro educativo del siglo XXI, primero deberíamos pensar en un cambio de mirada, esta nueva mirada parte de una concepción humanista de la educación y que habla de derechos humanos y de justicia social.

El cambio de mirada que se propone  es una invitación a reflexionar sobre la verdadera inclusión, la que provoca que el niño se sienta parte y que pertenece a un grupo, y para esto hay que flexibilizar el contexto donde el niño aprende: el aula... la escuela.



Este modelo de inclusión es social y tiene puesta la mirada en lo que el niño puede hacer, en sus fortalezas. En la inclusión, todos los alumnos participan, sin distinción, en igualdad de oportunidades. Como dijeron muchos autores "no solo hay que aceptar la diversidad, sino también hay que festejarla", porque valorar las capacidades y aceptar las diferencias es la base de la equidad y de la justicia social, pilar de los derechos humanos, y a esto debemos apuntar si queremos una niñez feliz y con un futuro digno.

Trabajar en y con la inclusión es un aprendizaje muy valioso para todos los actores que forman parte del sistema educativo: niños, grupos, docentes, equipo directivo, familia, sociedad y comunidad en general. En esto todos estamos incluidos. En el cambio de mirada ya no hablamos de personas discapacitadas sino de contextos discapacitantes, y aceptar la diversidad (nueva mirada) implica trabajar en "barrer" esas barreras  y dar paso a una educación que no deje "fuera de cobertura" a los alumnos más vulnerables y por consiguiente con menos oportunidades.

La inclusión diluye los límites entre lo que yo, como docente, entiendo por normalidad y anormalidad... por eso es importante un cambio de mirada en el docente, en la sociedad y un cambio trascendental en los centros educativos. Coral Elizondo

Sin embargo, por lo menos en lo que se refiere a nuestro país, sigue faltando información y formación docente. Muchos maestros, directivos y en general el sistema educativo tienen una gran deuda con la inclusión.

Es necesario reflexionar al respecto e involucrarse en el proceso de cambio de paradigma: el modelo de la simplicidad va perdiendo sentido para ir dando paso al de la complejidad, en donde el modelo bio-bio-bio (Dr. Roberto Rosler) tiene que darle paso al modelo bio-psico-socio cultural, mas teniendo en cuenta como contexto a una sociedad que ha implantado una escolaridad obligatoria.


La idea de la Neurodiversidad es establecer un cambio de paradigma en la escuela: en lugar de ver a los alumnos con problemas de aprendizaje sufriendo de un déficit, sugiere que hablemos de sus fortalezas.


Un centro educativo en el siglo XXI debe ser garante de la inclusión, debe ser un centro acogedor y seguro para todo el alumnado, un centro abierto a la comunidad, un centro que elimina las barreras que impiden al alumnado ser y estar, un centro que tiene como seña de identidad la autodeterminación de todo el alumnado, favoreciendo su autonomía y su autorregulación y permitiendo desarrollar siempre sus capacidades, sus talentos y su creatividad. Un centro que acompaña a cada estudiante en su propio proyecto de vida y lo empodera siempre.

El DUA (Diseño Universal de Aprendizaje) es un sistema de apoyo que favorece la eliminación de barreras físicas, sensoriales, afectivas y cognitivas para el acceso, aprendizaje y la participación de la población estudiantil. Esta nueva concepción de la accesibilidad es entendida como una condición imprescindible para garantizar la igualdad de oportunidades en el aula. 



El DUA comienza a desplegar de a poco sus alas, pero aún hay desconocimiento, falta de información y de formación. Las claves para iniciarse en este diseño:



Establecer una meta u objetivo, pensando en todos los estudiantes. “Nosotros al planificar las clases en el DUA comenzamos siempre por el objetivo, asegurándonos que sea claro y riguroso”, dice. Pone énfasis en que “todos los estudiantes pueden llegar al mismo objetivo, no tenemos un objetivo para los que son más inteligentes y otro para aquellos a los que les cuesta más”. Y dichas metas deben ser flexibles y no incluir las formas en que se deben lograr.

Evaluación: reflexionar sobre cómo vamos a saber si el estudiante aprendió o no. Una vez formulado el objetivo, hay que pensar cómo saber si el estudiante ha logrado el objetivo, qué es lo que tienen que ser capaces de hacer para mostrar que han aprendido lo que uno quiere que aprendan.

Definir los métodos y materiales, que pueden ser diversos. “Revisamos las pautas del DUA para asegurarnos que estamos dando distintas opciones de métodos y materiales de apoyo para superar cualquier barrera del aprendizaje que hayamos anticipado”, dice la experta.
Implementar la clase.

Evaluación: observamos la evaluación que hicimos al final para ver cómo se desempeñaron los estudiantes. Diseñamos un nuevo objetivo, para una nueva clase, basándonos en lo que aprendieron los estudiantes y lo que les falta por aprender.



El DUA es un reto actual al que nos enfrentamos los docentes: provocar un espacio flexible que permita las interacciones y posibilite el aprendizaje para todos, que promueva la autonomía y que sea un espacio acogedor... bueno, realmente el siglo XXI nos encuentra sumidos en un gran desafío.
Es evidente que esta propuesta precisa de un profundo cambio de mentalidad y valores que exceden a la escuela y que interpelan a toda la sociedad.

Sin embargo, no todo lo que reluce es oro y la exclusión escolar aún parece seguir, por lo menos en algunas escuelas, "vivita y coleando". Si hablamos por ejemplo de los niños con síndrome de Asperger, según la Asociación Nacional de Autismo del Reino Unido (pionera en este tema) éstos tienen 20 veces más probabilidades de ser excluidos de la escuela común que sus pares. La tendencia a la patologización y estigmatización que conlleva a rótulos, aún permanece en el discurso de muchos docentes y directivos.

En este tema de las etiquetas podemos mencionar el trabajo de Norma Filidoro, experta en educación inclusiva,    que nos habla del pensamiento sindrómico:  es aquel a partir del cual se produce esa operación de nombrar al otro de manera de dejarlo captado en una imagen y una práctica social.

Ni el tiempo, ni las palabras, ni los conceptos, ni las teorías, parecen haber tenido la fuerza necesaria para acompañarnos en la decisión de tomar el riesgo de deshacernos definitivamente del modelo médico clínico que marcó el origen de la Educación Especial.

Norma Filidoro: Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA). Magíster en Psicopedagogía Clínica (Universidad de León). Miembro de Fundación CISAM, dedicada a la atención de niños con diagnóstico de autismo y psicosis, actualmente: Supervisora clínica. Miembro de FePI, dedicada a la atención de niños con problemas en el desarrollo: actualmente, en la Coordinación de Docencia. Supervisora de Equipos Hospitalarios y de Centros de Salud de la Ciudad de Buenos Aires.


Es hora de cuestionar los etiquetamientos si queremos una escuela inclusiva... cuestionar es comenzar a inferir e internalizar que la escuela inclusiva es pensar en términos de niños en lugar de hacerlo en términos de síndromes, es dar lugar a esa medida imposible de lo incalculable, de lo imprevisible. 
Y para poder hacer semejante cosa debemos comenzar por abandonar el pensamiento relacional (paradigma de la simplicidad) para pensar en términos de complejidad. La escuela inclusiva debe exigir "cobertura completa" para todos, para que nadie quede "fuera de cobertura", "sin poder recibir ni hacer llamadas" (referencia al cap. 2 de D. Valdez, Ayudas para Aprender).
Edgar Morin (1921), pensador y escritor francés de destacada labor intelectual , nos dice sobre el pensamiento complejo:

Pensemos que aunque un niño presente una discapacidad, sigue siendo un niño como cualquier otro . La discapacidad no debería ser, por lo tanto, el eje de la problemática, sino que deberían evaluarse las capacidades que sí poseen estos niños y encontrar la manera de adaptar el método educativo a sus necesidades.


Por supuesto que es difícil... en este sentido, Valdéz confirma que es un entramado complejo a resolver... pero al mismo tiempo en su texto nos trae a Yohn Elliott (autor del libro El cambio educativo desde la investigación-acción)... que recurre, a modo de consejo para encarar esta difícil tarea de la inclusión educativa,  a una oración muy conocida:

... paciencia para aceptar lo que no se puede cambiar, valor para modificar lo que se puede y sabiduría para reconocer la diferencia. San Francisco de AsísReligioso y místico italiano, fundador de la orden franciscana.

Reyna G. Borzino
Intervenciones y Mediaciones
Postítulo Integración Escolar 2018